Ir al contenido principal

Viaje fugaz a Luxemburgo

- "No se la [historia] refiero para su entretenimiento".
- "Sólo digo que me entretiene", dijo K. "porque así obtengo la posibilidad
de echar un vistazo a ese ridículo embrollo del que en determinadas
circunstancias depende la existencia de un hombre".
Franz Kafka, El Castillo

(Place de Bruxelles)

La burocracia me llevó a Luxemburgo. ¿Puede usted creer que la petición de una visa pueda conllevar un mar de complicaciones? Primera paradoja a los ojos de éste que escribe (claro, ¿de quién más? las artes burocráticas son de sobra conocidas por todos, pero todos se esfuerzan por ser arrastrados lo menos posible por su influjo, y cuando al infortunado, cual infecto de malaria, que de vez en cuando se las tiene que ver con esa maquinaria, el resto se limita a dar el pésame, el consiguiente golpecito en la espalda y media vuelta): para quedarse en un país, se tiene que verlo, conocerlo, tomarle el gusto, pero el deseo de quedarse no se expresa dentro de los límites de ese país, sino fuera, desde cualquier lugar, pero fuera, si es desde el país de origen, mejor. Entonces ¿cómo voy a decidir quedarme en un país si no lo conozco, si es toy fuera de él? Quizá sólo con el suficiente dinero para visitarlo como turista, enamorarse de él, regresar a la patria, solicitar visa, esperar que la otorguen, y sólo así trasladarse a la tierra destino.
(Banque et Caisse d'Epargne de l'Etat -
Banco y Caja de Ahorro del Estado)
Si el procedimiento no se realiza como ha sido descrito, el ensañamiento del sistema es brutal. Todo está construido para evitar a toda costa, absurdamente, la inmigración. Si para una persona con suficientes recursos económicos ya es un dilema, para los demás es imposible sin la ayuda de alguien con recursos... La maraña burocrática está tejida de una manera perfecta. La contradicción es su norma y que el solicitante quede reducido al desconcierto y desista de su intento su objetivo. Es una carrera de resistencia. Sólo con oxígeno artificial es posible abrirse paso entre estos enredijos; de lo contrario, con el propio, se revienta desde el principio.
Entonces, como vengo diciéndole, lo normal es que usted solicite la visa de residencia y/o trabajo en su propio país, de donde procede, y esgrimiendo una razón convincente (intercambio escolar, contrato de trabajo, y aún así no crea que tiene el salvoconducto); pero para mí que hasta hace muy poco aún no tenía idea que mudaría de país, el camino está colmado de zarzas, abrojos y brasas ardientes.
Debía salir, pues, de la República Checa, ¿regresar a México? Muy costoso. En Alemania, Austria o Eslovenia no había fechas disponibles para una entrevista con el cónsul sino hasta enero. Se pensó en Luxemburgo. De esa manera, para entregar una farragosa documentación en la embajada checa del pequeño país, fue como me encontré con una ciudad perfecta. Imagínese usted una maquinaria infalible, quizá un reloj suizo o cualquier cosa que se le venga a la mente, y quizá comience a vislumbrar lo que le voy a mencionar. Luxemburgo posee la muy europea forma de combinar lo viejo, lo tradicional, lo medieval, con lo bursátil. Un centro colmado de firmas bancarias, aseguradoras y hoteles, que reciben a su vez a los clientes de esas firmas...
Con ochenta mil almas en su seno, las calles están casi desiertas, los autobuses, que en México pasarían más como vehículos foráneos de primera clase que simples vehículos urbanos, están tan vacíos que tendrá usted la impresión de que son las altas horas de la noche. Pero el centro, la Place d'Armes, la Place Guillaume Premier, el Pont Adolphe, la Cathedrale de Notre Dame nos devuelven a la vetustez de hace dos o tres siglos de un lugar que alguna vez fuera una fortificación militar en tiempos romanos y ahora es una fortificación económica de los tiempos europeos. El paseo por el mercado del centro de la ciudad –un tianguis luxemburgués pues–, pintoresquísimo, con sólo unas cuantas personas como clientes, como en maqueta, con su frutas y verduras casi de utilería, sus quesos y embutidos de infinitas clases y texturas, las fragancias de múltiples especias bailando por entre los amplios pasillos, es una experiencia exquisita.

(Boulevard F.D. Roosevelt)
Lo mejor de Luxemburgo y, a la vez, lo que más envidié: esa atmósfera grisácea y fría; el paisaje que sostienen, juntos, el rebajamiento del color de las hojas rojizas y amarillas de los árboles –infinitas ya sobre el pavimento y los céspedes– y las construcciones añejas; los atavíos otoñales que desde siempre sólo vi en las revistas, la convivencia del francés, del alemán y el luxemburgués y la idea de que la mayoría los maneja con desenfado. Contrariado ante el aún ajeno checo y hastiado del inglés, esa puta que todos poseen, pero que nadie conoce, el francés suena delicioso en la voz del tendero del kiosco de diarios o en las nutridas charlas de las jovencitas que recorren las espaciosos andadores del centro.





(Aal Brëck (puente viejo)/Passerelle)
(Pont Adolphe)

Del asunto administrativo, me mantengo perplejo, tal y como en la llegada. Todo el esfuerzo, las horas nocturnas sobre la carretera y la somnolencia, únicamente significan una parada en el largo viaje hacia El Dorado. Una recepción de documentos y un desembolsar de billetes. Cuatro meses de espera antes de la resolución final ¿Será el final? En caso favorable, aún he de regresar a estas latitudes y podré de nueva cuenta sentirme ufano por poder emitir al menos un bon jour, un merci beaucoup o un s’ il vous plaît, y creer por un instante que tengo el don de lenguas.





















Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata". Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar. 
Vamos de nuevo, ¿qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo maravilloso…

Círculo virtual de lectura: "Sábado de gloria", "Beatriz, la polución" y "La noche de los feos" de Mario Benedetti

En "Sábado de Gloria" el individuo es un prisionero. Su cotidianidad "hipertrivial" es la trampa. A pesar de ello, existe un menudo resquicio por el que el sujeto puede aún vislumbrar la existencia de los temas "graves": la vida, la muerte, la guerra y, claro, el fútbol. Por un lado, quizá este aspecto merezca una posible crítica, pues a mi juicio se aparta un tanto de la realidad. Mi pesimismo me lleva a pensar que nadie o casi nadie es ya capaz dentro de las condiciones actuales de conciliar el marasmo en el que cada quien se encuentra con la reflexión o la incertidumbre de saberse en ese estado. Por otro lado, esto es ficción y tal aspecto es acaso lo que da efectividad al relato.
Desde otro enfoque el relato trae a escena la insoportable idea del cambio, cuya máxima expresión es la muerte. Si bien la rutina es despreciable, resulta preferible cuando tenemos el fin de la existencia en la mira. En ese caso, el personaje del relato recurre a todo, a fabr…

Ejercicios estilísticos.- Reelaboración de "Profundo siesta de Remi" de Julio Cortázar

Requisitos:
•Mismo número de párrafos (9 en el original)
•Diálogos
•Más pistas
•Cambio de focalización
•Un móvil


¿Dónde puse los cigarros? ¡Qué coraje! Tener que sacrificar el momento más productivo del día con tal de dormir un poco, el único que me da tranquilidad y silencio total para dedicarme a lo más querido, la mayor alegría de mi vida, y no poder aprovecharlo, lejos de aquélla por unos instantes, de sus intromisiones constantes, te extrañé mi amor, me diste ternura, Chiquito, y verla ahí en el vano de la puerta, no, no te voy a interrumpir, no estoy aquí, y uno ya fuera de concentración, con la escena que se tenía en mente totalmente desdibujada, falta de la brillantez que había cobrado unos segundos atrás. Después de todo no se está tan mál en este silloncito. ¿Qué me está pasando en la noches? ¿Por qué no duermo? Esa estúpida necedad de premeditar mi muerte, de presenciarla, de ganarle la batalla cada noche. Y lo peor es que ahora con todo este estar pensando no tengo ni para cuá…