Ir al contenido principal

Entradas

Nosotros Checos, Tomáš Míka (versión anotada)

Publicado con el consentimiento del autor
¡La verdad prevalece! [1] Porque nosotros Checos somos avispados
Porque nosotros Checos somos sacatones
Porque nosotros Checos somos héroes sin temor y sin tacha [2] Porque nosotros Checos somos perseguidos por el destino
A nosotros Chequitos nada nos toma por sorpresa
Nos robamos hasta los calcetines [3] y todavía nos hace gracia
A nosotros Checos nos da miedo contradecir a la autoridad
Nosotros Checos le dimos al mundo el robot los lentes de contacto [4] Jan Amos los prácticos Škoda los pepinillos de Znojmo [5] Milan Kundera y muchos otros inventos sin los que hoy la humanidad
volaría imperceptible en cazas invisibles despedazados
por semtex [6]
Somos el país de los Masaryk [7] Somos el país del maestro Jan [8] Somos el país oculto en cantinas de sótano de la ciudad de Tábor
con el rosario atado a la muñeca [9] Nosotros Checos no somos gitanos polacos judíos
Nosotros Checos somos Austriacuchos que hablan checo [10] En las calles de…
Entradas recientes

Nosotros Checos, Tomáš Míka

Publicado con el consentimiento del autor


¡La verdad prevalece! Porque nosotros Checos somos avispados Porque nosotros Checos somos sacatones Porque nosotros Checos somos héroes sin temor y sin tacha Porque nosotros Checos somos perseguidos por el destino A nosotros Chequitos nada nos toma por sorpresa Nos robamos hasta los calcetines y todavía nos hace gracia A nosotros Checos nos da miedo contradecir a la autoridad Nosotros Checos le dimos al mundo el robot los lentes de contacto Jan Amos los prácticos Škoda los pepinillos de Znojmo Milan Kundera y muchos otros inventos sin los que hoy la humanidad volaría imperceptible en cazas invisibles despedazados por semtex
Somos el país de los Masaryk Somos el país del maestro Jan Somos el país oculto en cantinas de sótano de la ciudad de Tábor con el rosario atado a la muñeca
Nosotros Checos no somos gitanos polacos judíos Nosotros Checos somos Austriacuchos que hablan checo En las calles de la capital se pueden conseguir bábushkas rusas Tenemos el idioma más …

Seguimos jugando - Miloš Urban

–Espérate, ¿qué está pasando allí? –dijo Sylvie haciendo un alto. Se encontraban sobre el camino a las orillas del bosque y se pusieron a mirar en dirección a la quebrada. En ese lugar todo cubierto de hierba luchaban unos treinta muchachos. Tenían espadas de madera y palos con bolas de trapo o pelotas de tenis en las puntas. El equipo de los caballeros negros estaba robando unos caballos de paja del castillo de los rojos. Una cuerda tensada entre estacas hacía las veces de muralla. Los caballitos yacían en una pila vigilada por cuatro hombres armados. En las faldas del bosque estaban cuatro muchachas observando. En número eran menos que los muchachos y llevaban unos vestidos de colores que les llegaban hasta el suelo. –Los negros van a ganar –conjeturó Petr. –¿Entiendes de qué se trata? –preguntó Sylvie extrañada–. ¿Es algo así como teatro? –Es LARP. –¿Cómo dices? –Live action role-playing. Hay quien juega así. Es una especie de teatro que hacen para su propia diversión. –¿Y no se lastiman…

Un domingo candente, Zdeněk Svěrák

Cuando se escribe calor no es tan fuerte como cuando de verdad hace calor. La cabina cuadrada del Avia era un horno, y eso que era ya casi medianoche. El chofer Vojtěch Puklica iba con las dos ventanillas abajo pero el aire de afuera se sentía como si la noche tuviera calentura. Sólo en el momento en que la carretera ardiente entró en el bosque, sintió en el codo izquierdo un soplido agradable y frío. Ya no tenía ganas de beber el agua caliente de la botella de plástico. Se regodeaba con la idea de tomarse una cerveza en casa. Unas cervezas. A su mente venía la imagen de las botellas, la manera en que lo estarían esperando en el sótano de su casa y, al encender la luz, las corcholatas doradas resplandecerían con intensidad, coronadas sobre sus cuellos. Durante un rato estuvo haciendo girando la cabeza para no dormirse. Había tenido una semana pesada, que esta vez se había prolongado hasta el sábado. Hoy en día, el transportista privado tiene que cruzar el país como loco para salir de a…