Ir al contenido principal

Círculo de lectura virtual: "El balcón", "Mi primer concierto" y "Nadie encendía las lámparas" de Felisberto Hernández

A falta de algo de peso, me limito a las obviedades. En los relatos de Felisberto Hernández acaso presenciemos la incorporación de una realidad de lo más simple dentro de un mundo, sino plenamente fantástico, sí al menos que explora el alma de las "cosas" o de las sensaciones, donde se les dota de vida, de un lenguaje. No parece importar -tal vez incurra en el primero de muchos errores en mis apreciaciones- el asunto de las historias o la escena en las que éstas tienen lugar, lo medular parece ubicarse en las "cosas diminutas" -en esto, como en otros aspectos, veo a un antecesor de Cortázar. Hernández aporta imágenes e ideas geniales, metáforas insospechadas, sinestesias riesgosas o como quiera decirse: "El silencio que se agranda en la gran tapa negra del piano", "al silencio le gustaba escuchar la música", "la gran sonrisa del gran piano, amarillenta, que parecía ingenua", "encender sonidos", "una melena ondulada, apoyada contra el muro, como una enredadera que crece dentro de una casa abandonada" o "El ruido de los cubiertos entretenía el silencio". Se trata aquí del juego con la cotidianidad.
Es para resaltar la presencia de "lo absurdo" en algunas situaciones, como la prolongada e inexplicable estancia del pianista en la casa de "El balcón" o el ambiente que se respira en "Nadie encendía las lámparas". Asímismo, ciertas líneas o parlamentos intrigan sobremanera, resultan inconexos, siempre remiten a un por qué que quizá carezca de respuesta o en la que se encuentre la clave que descifre el relato.
De índole menos fantástica que "El balcón" o el "El acomodador" -otra obra del mismo libro de cuentos-, "Mi primer...." y "Nadie encendía..." exploran la infinita gama de sensaciones e ideas que recorren, que chocan entre sí confundiéndose, el cuerpo y el alma humana en una situación determinada, y que al final sólo dejan en claro el gran nudo de nervios que constituye al hombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata". Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar. 
Vamos de nuevo, ¿qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo maravilloso…

Círculo virtual de lectura: "Sábado de gloria", "Beatriz, la polución" y "La noche de los feos" de Mario Benedetti

En "Sábado de Gloria" el individuo es un prisionero. Su cotidianidad "hipertrivial" es la trampa. A pesar de ello, existe un menudo resquicio por el que el sujeto puede aún vislumbrar la existencia de los temas "graves": la vida, la muerte, la guerra y, claro, el fútbol. Por un lado, quizá este aspecto merezca una posible crítica, pues a mi juicio se aparta un tanto de la realidad. Mi pesimismo me lleva a pensar que nadie o casi nadie es ya capaz dentro de las condiciones actuales de conciliar el marasmo en el que cada quien se encuentra con la reflexión o la incertidumbre de saberse en ese estado. Por otro lado, esto es ficción y tal aspecto es acaso lo que da efectividad al relato.
Desde otro enfoque el relato trae a escena la insoportable idea del cambio, cuya máxima expresión es la muerte. Si bien la rutina es despreciable, resulta preferible cuando tenemos el fin de la existencia en la mira. En ese caso, el personaje del relato recurre a todo, a fabr…

Ejercicios estilísticos.- Reelaboración de "Profundo siesta de Remi" de Julio Cortázar

Requisitos:
•Mismo número de párrafos (9 en el original)
•Diálogos
•Más pistas
•Cambio de focalización
•Un móvil


¿Dónde puse los cigarros? ¡Qué coraje! Tener que sacrificar el momento más productivo del día con tal de dormir un poco, el único que me da tranquilidad y silencio total para dedicarme a lo más querido, la mayor alegría de mi vida, y no poder aprovecharlo, lejos de aquélla por unos instantes, de sus intromisiones constantes, te extrañé mi amor, me diste ternura, Chiquito, y verla ahí en el vano de la puerta, no, no te voy a interrumpir, no estoy aquí, y uno ya fuera de concentración, con la escena que se tenía en mente totalmente desdibujada, falta de la brillantez que había cobrado unos segundos atrás. Después de todo no se está tan mál en este silloncito. ¿Qué me está pasando en la noches? ¿Por qué no duermo? Esa estúpida necedad de premeditar mi muerte, de presenciarla, de ganarle la batalla cada noche. Y lo peor es que ahora con todo este estar pensando no tengo ni para cuá…