Ir al contenido principal

Círculo de lectura virtual: "El balcón", "Mi primer concierto" y "Nadie encendía las lámparas" de Felisberto Hernández

A falta de algo de peso, me limito a las obviedades. En los relatos de Felisberto Hernández acaso presenciemos la incorporación de una realidad de lo más simple dentro de un mundo, sino plenamente fantástico, sí al menos que explora el alma de las "cosas" o de las sensaciones, donde se les dota de vida, de un lenguaje. No parece importar -tal vez incurra en el primero de muchos errores en mis apreciaciones- el asunto de las historias o la escena en las que éstas tienen lugar, lo medular parece ubicarse en las "cosas diminutas" -en esto, como en otros aspectos, veo a un antecesor de Cortázar. Hernández aporta imágenes e ideas geniales, metáforas insospechadas, sinestesias riesgosas o como quiera decirse: "El silencio que se agranda en la gran tapa negra del piano", "al silencio le gustaba escuchar la música", "la gran sonrisa del gran piano, amarillenta, que parecía ingenua", "encender sonidos", "una melena ondulada, apoyada contra el muro, como una enredadera que crece dentro de una casa abandonada" o "El ruido de los cubiertos entretenía el silencio". Se trata aquí del juego con la cotidianidad.
Es para resaltar la presencia de "lo absurdo" en algunas situaciones, como la prolongada e inexplicable estancia del pianista en la casa de "El balcón" o el ambiente que se respira en "Nadie encendía las lámparas". Asímismo, ciertas líneas o parlamentos intrigan sobremanera, resultan inconexos, siempre remiten a un por qué que quizá carezca de respuesta o en la que se encuentre la clave que descifre el relato.
De índole menos fantástica que "El balcón" o el "El acomodador" -otra obra del mismo libro de cuentos-, "Mi primer...." y "Nadie encendía..." exploran la infinita gama de sensaciones e ideas que recorren, que chocan entre sí confundiéndose, el cuerpo y el alma humana en una situación determinada, y que al final sólo dejan en claro el gran nudo de nervios que constituye al hombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata".  Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar.  Vamos de nuevo, ¿ qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo m

Historias de cronopios y de famas / Manual de instrucciones - Prólogo, por Julio Cortázar

Catecismo frecuente de este tecleador, cuya lectura le ha provisto de una escama protectora contra esta maraña "que se proclama mundo", el texto que sigue es una nítida muestra de lo que se denomina "cortaziano". No deja de sorprenderme. La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso por la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelepípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo esté en su sitio, la misma mujer al lado, los mismos zapatos, el mismo sabor de la misma pasta dentífrica, la misma tristeza de las casas de enfrente, del sucio tablero de ventanas de tiempo con su letrero "Hotel de Belgique" . Meter la cabeza como un toro desganado contra la masa transparente en cuyo centro tomamos café con leche y abrimos el diario para saber lo que ocurrió en cualquiera de los rincones del ladrillo de cristal. Negarse a que el acto delicado de girar el picaporte, ese acto por el cual

Comentario a "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera

La insoportable levedad del ser puede parecer a primera vista sólo una novela de las relaciones humanas. Más exactamente, de las relaciones amorosas de los hombres. Y es que la compleja trama de amores, deseos, infidelidades y desengaños entre los personajes que el texto presenta resulta tan seductora que no es fácil percatarse de la enorme riqueza temática que se esconde tras este cuadro. ( Delante de la mentira comprensible hay una verdad incomprensible , podemos decir con uno de los personajes.) Lo dicho: no es éste el único tema, pero sí el más evidente dentro de la novela. El amor, sus motivaciones, sus derroteros, sus vaivenes, sus perversiones. El autor muestra una realidad sólo para algunos evidente: el amor no es en absoluto aquel sentimiento idílico y trascendente que otros intentan privilegiar. Es un tanto más complejo. Tal complejidad puede sintetizarse en una elección: el peso o la levedad; el amor o la sexualidad. Cada uno tiene la palabra. La novela es el relato de