Ir al contenido principal

"La región más transparente", Carlos Fuentes

Desde Praga (donde curiosamente he encontrado una biblioteca "Carlos Fuentes") me he sumado de forma un tanto tardía a los festejos por los aniversarios respectivos del autor Fuentes y su primera "magna" obra: "La región..." Consigno sólo algunos comentarios sobre la obra. La novela me complació, en ocasiones me deleitó (que es un poco más). Las reflexiones -sugiero hondísimas- del escritor sobre la psique del mexicano y sus asuntos acaso sean lo más sobresaliente. Su habilidad para plasmar dichas elucubraciones es cosa aparte, es muy grande. Acerca de los recursos formales de la novela, muchos -la mayoría- son atractivos, pero se me antojan insostenibles, sobre todo hoy en día, como mecanismos para la construcción de una obra en la actualidad. Me explico. Me parecen muchos de ellos recursos "cinematográficos". Deja en claro el propio Fuentes que la casi totalidad de dichos recursos son tomados de las obras de John Dos Passos, Faulkner o Joyce, a manera de agradecimiento. Tendrá razón, pero también parece indudable que el cine -al menos desde mi perspectiva de posmoderno- lo influye en alguna medida. Como sea, si Fuentes los tomó del cine, o el cine de la literatura, y quizá sancionados positivamente en su momento, ahora sostengo que ya no podrían tener la misma fuerza, la misma resistencia si fueran incluidos en alguna obra, ya no son novedosos, pues. Eso me parece importante. Pienso en algún ejemplo, muy empleado en la novela de Fuentes: el paso que supone la descripción de los pensamientos o recuerdos de un personaje al final de un capítulo, a la narración de esos recuerdos propiamente. Está bien el recurso, pero a mí no me convence. Tampoco me siento muy cómodo con el intercalamiento de partes -parlamentos- dichas y pensadas dentro del relato. Está claro que Fuentes -creo- busca la confusión del lector, pero en ocasiones, para efectos de la "realidad" de la escena, no parecen ayudar del todo o resultar convincentes. Quiero decir que si se quitasen los parlamentos "pensados", el diálogo "real" entre los personajes no se realizaría, no habría, pues lo que lo sostiene son los pensamientos de uno de los hablantes. Y entonces la escena resulta un tanto absurda (me imagino a los dos personajes en silencio, contemplándose, y sólo en vez en vez diciendo algo). No parece efectivo poner a dos sujetos, uno frente al otro, para sólo observar los pensamientos, casi siempre, de uno de ellos.

Por último, el lirismo. Sorprende y yo quedo absorto al observar la dimensión poética de la novela. Se me antoja titánica la creación de esta obra, sólo por ese elemento que menciono. Las figuras literarias, retóricas, pues, son innumerables, y por tanto un poco excesivas.

Pienso ahora en "Al filo del agua", otra gran novela mexicana. Quizá sean más las diferencias que las similitudes entre ambas obras, pero ahora recuerdo ese "estudio individual", psicológico que motiva la división de los capítulos en la de Yanez, y que precisamente llevaba como encabezado el nombre de uno de los caracteres. Lo mismo Fuentes, claro. Otra cosa más, sostengo que el lirismo, con todo, es mayor en Yanez, más contundente. A mí me gusta más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata". Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar. 
Vamos de nuevo, ¿qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo maravilloso…

Círculo virtual de lectura: "Sábado de gloria", "Beatriz, la polución" y "La noche de los feos" de Mario Benedetti

En "Sábado de Gloria" el individuo es un prisionero. Su cotidianidad "hipertrivial" es la trampa. A pesar de ello, existe un menudo resquicio por el que el sujeto puede aún vislumbrar la existencia de los temas "graves": la vida, la muerte, la guerra y, claro, el fútbol. Por un lado, quizá este aspecto merezca una posible crítica, pues a mi juicio se aparta un tanto de la realidad. Mi pesimismo me lleva a pensar que nadie o casi nadie es ya capaz dentro de las condiciones actuales de conciliar el marasmo en el que cada quien se encuentra con la reflexión o la incertidumbre de saberse en ese estado. Por otro lado, esto es ficción y tal aspecto es acaso lo que da efectividad al relato.
Desde otro enfoque el relato trae a escena la insoportable idea del cambio, cuya máxima expresión es la muerte. Si bien la rutina es despreciable, resulta preferible cuando tenemos el fin de la existencia en la mira. En ese caso, el personaje del relato recurre a todo, a fabr…

Ejercicios estilísticos.- Reelaboración de "Profundo siesta de Remi" de Julio Cortázar

Requisitos:
•Mismo número de párrafos (9 en el original)
•Diálogos
•Más pistas
•Cambio de focalización
•Un móvil


¿Dónde puse los cigarros? ¡Qué coraje! Tener que sacrificar el momento más productivo del día con tal de dormir un poco, el único que me da tranquilidad y silencio total para dedicarme a lo más querido, la mayor alegría de mi vida, y no poder aprovecharlo, lejos de aquélla por unos instantes, de sus intromisiones constantes, te extrañé mi amor, me diste ternura, Chiquito, y verla ahí en el vano de la puerta, no, no te voy a interrumpir, no estoy aquí, y uno ya fuera de concentración, con la escena que se tenía en mente totalmente desdibujada, falta de la brillantez que había cobrado unos segundos atrás. Después de todo no se está tan mál en este silloncito. ¿Qué me está pasando en la noches? ¿Por qué no duermo? Esa estúpida necedad de premeditar mi muerte, de presenciarla, de ganarle la batalla cada noche. Y lo peor es que ahora con todo este estar pensando no tengo ni para cuá…