Ir al contenido principal

La noche de brujas y el día del beso

La semana anterior presencié dos tradiciones checas -y europea una- de gran relieve. La primera, pagana, la célebre Noche de Walpurgis (Walpurgisnacht en alemán o Valpuržina noc en checo) o Noche de brujas. De gran presencia en la literatura y otras esferas del arte, este día -la noche del 31 de abril al 1 de mayo- era el elegido según la tradición celta-vikinga para celebrar la renovación del aňo, el paso del invierno a la primavera. Más tarde fue elegido como momento de reunión para llevar a cabo actos de hechicería. A la fecha, se acostumbra hacer una fogata a la mitad de un bosque y quemar muňecas de papel o cartón con formas de bruja. Después de dicho acto se procede a chupar el resto de la tarde. Es decir, tenemos un caso más en que una tradición se ha desvirtuado. Por desgracia, no nos fue posible observar de cerca el suceso.

El siguiente día, el 1 de mayo, ha sido instaurado poco a poco en la Rep. Checa (además del día del trabajo, que no tiene nada que ver) como "oficial" el día del beso o de los enamorados. Contrapuesto al 14 de febrero, día en el que se tiende más a ver la mano del capitalismo, este día es un tributo al acto de besarse. Las parejas se evidencian en las calles, pululan, obstruyen el paso para dar paso a su vez al desfogue de sus pasiones. Por lo demás, no sería de llamar la atención el hecho de besarse, si no fuera porque en el día a día es completamente atípico en esta ciudad. Quiero decir: se puede ver a los chicos besarse en la calle, pero muy poco. A los mayores, casi nunca.

Más exactamente, la tradición dice que toda mujer debe recibir un beso este día debajo de un árbol, de preferencia un cerezo, y, mejor aún, si este beso lo recibe en la famosa colina de Petřin, cerca del castillo de Praga. Otra costumbre es acudir a la misma colina para dejar flores al pie de la estatua del poeta romántico Karel Hynek Mácha, "padre" de la poesía checa y, presumiblemente, un fiel adorador del amor, como puede verse en su poema "Máj (Mayo)".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata".  Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar.  Vamos de nuevo, ¿ qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo m

Historias de cronopios y de famas / Manual de instrucciones - Prólogo, por Julio Cortázar

Catecismo frecuente de este tecleador, cuya lectura le ha provisto de una escama protectora contra esta maraña "que se proclama mundo", el texto que sigue es una nítida muestra de lo que se denomina "cortaziano". No deja de sorprenderme. La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso por la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelepípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo esté en su sitio, la misma mujer al lado, los mismos zapatos, el mismo sabor de la misma pasta dentífrica, la misma tristeza de las casas de enfrente, del sucio tablero de ventanas de tiempo con su letrero "Hotel de Belgique" . Meter la cabeza como un toro desganado contra la masa transparente en cuyo centro tomamos café con leche y abrimos el diario para saber lo que ocurrió en cualquiera de los rincones del ladrillo de cristal. Negarse a que el acto delicado de girar el picaporte, ese acto por el cual

Comentario a "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera

La insoportable levedad del ser puede parecer a primera vista sólo una novela de las relaciones humanas. Más exactamente, de las relaciones amorosas de los hombres. Y es que la compleja trama de amores, deseos, infidelidades y desengaños entre los personajes que el texto presenta resulta tan seductora que no es fácil percatarse de la enorme riqueza temática que se esconde tras este cuadro. ( Delante de la mentira comprensible hay una verdad incomprensible , podemos decir con uno de los personajes.) Lo dicho: no es éste el único tema, pero sí el más evidente dentro de la novela. El amor, sus motivaciones, sus derroteros, sus vaivenes, sus perversiones. El autor muestra una realidad sólo para algunos evidente: el amor no es en absoluto aquel sentimiento idílico y trascendente que otros intentan privilegiar. Es un tanto más complejo. Tal complejidad puede sintetizarse en una elección: el peso o la levedad; el amor o la sexualidad. Cada uno tiene la palabra. La novela es el relato de