Ir al contenido principal

La torre de Praguel: 1. La puta de Babilonia

Todos se lo meten a la boca, lo muerden, lo mastican, lo remuelen, aparentan degustarlo (es un deleite, se sienten fascinados); pocos, sin embargo, lo digieren. Sí, así me represento el bolo de palabras que le veo vomitar a una ingente cantidad de almas en esta ciudad -presumiblemente en todo el mundo, pero seamos modestos en nuestras miras- cuando pretenden hablar inglés. !Qué engendro de acentos¡ !Qué de tartamudeos, vacilaciones, balbuceos¡ No hay lugar en Praga donde no se escuche ese acento chillón, jálameloshuevos de inglés yanqui o el mamón británico.

Si digo que hablar lenguas extranjeras está de moda en Praga, no digo nada. Todo lo está y en todos lados. Pero aquí, de toda esa lenta y a la vez estrepitosa carrera por adquirir el dominio sobre un idioma, el mandón sigue siendo es el inglés (mal que me pese). Primero por el turismo, claro, lengua planetaria, "es para entenderse dondequiera que uno vaya", bla, bla, bla... de eso ya he tenido suficiente. Segundo, por el tópico del inglés como la puerta al mundo del éxito. Desde la escuela, por supuesto, pasando por el bachillerato y hasta llegar a la universidad todos tienen su embarradita, lo cual no es suficiente como lo demuestra el hecho de que cuando se necesita de veras, resulta que no se sabe. Por ello la proliferación de escuelas de idiomas, los cursos privados (las mesas de los cafés de Praga se vuelven a ciertas horas en verdaderos cubículos de enseñanza), etc. Y a pesar de las posibles carestías, entre los checos y nosotros hay una buen trecho. Acá sí hay un buen número de personas que se defienden -nosotros damos pena hablando el mentado idioma.

Pero a lo que iba. Grupos de conversación en inglés (nativo y checo, checo y checo) por todos lados, guías privadas a turistas de naciones anglófonas u otras, transacciones comerciales con extranjeros, lengua de oficina, camareros y empleados de otros servicios que te abordan con el inglés en la boca, en fin, el inglés está en todas partes. Se dice y se dice bien (aunque con sus asegunes) que se puede vivir en Praga sin saber una palabra de checo (fuera de "ahoj", "dobrý den" y "pivo").

Otro elemento no menor, tercer punto creo: a los checos les encanta el inglés. Manejarlo es símbolo de cosmopolitismo, es pertenencia a fronteras más vastas. Y con el idioma toda la cultura que conlleva. Lo mismo que nosotros, sólo que ellos lo tienen desde hace relativamente poco tiempo. Las generaciones más vetustas lo desconocen casi totalmente.

¿Pero cuál es mi real pedo en todo esto? Afirmar que se posee un idioma, el inglés en nuestro caso, cuando no es así. Sí, está bien, hay quien lo habla pulcramente, pero es un porcentaje menor. Además ¿Qué va del lenguaje de una aseguradora o a un cuento de Stevenson? En fin, a lo mejor es la envidia que me corroe la que me lleva a discurrir estas pseudodisquisiciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata".  Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar.  Vamos de nuevo, ¿ qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo m

Historias de cronopios y de famas / Manual de instrucciones - Prólogo, por Julio Cortázar

Catecismo frecuente de este tecleador, cuya lectura le ha provisto de una escama protectora contra esta maraña "que se proclama mundo", el texto que sigue es una nítida muestra de lo que se denomina "cortaziano". No deja de sorprenderme. La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso por la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelepípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo esté en su sitio, la misma mujer al lado, los mismos zapatos, el mismo sabor de la misma pasta dentífrica, la misma tristeza de las casas de enfrente, del sucio tablero de ventanas de tiempo con su letrero "Hotel de Belgique" . Meter la cabeza como un toro desganado contra la masa transparente en cuyo centro tomamos café con leche y abrimos el diario para saber lo que ocurrió en cualquiera de los rincones del ladrillo de cristal. Negarse a que el acto delicado de girar el picaporte, ese acto por el cual

Comentario a "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera

La insoportable levedad del ser puede parecer a primera vista sólo una novela de las relaciones humanas. Más exactamente, de las relaciones amorosas de los hombres. Y es que la compleja trama de amores, deseos, infidelidades y desengaños entre los personajes que el texto presenta resulta tan seductora que no es fácil percatarse de la enorme riqueza temática que se esconde tras este cuadro. ( Delante de la mentira comprensible hay una verdad incomprensible , podemos decir con uno de los personajes.) Lo dicho: no es éste el único tema, pero sí el más evidente dentro de la novela. El amor, sus motivaciones, sus derroteros, sus vaivenes, sus perversiones. El autor muestra una realidad sólo para algunos evidente: el amor no es en absoluto aquel sentimiento idílico y trascendente que otros intentan privilegiar. Es un tanto más complejo. Tal complejidad puede sintetizarse en una elección: el peso o la levedad; el amor o la sexualidad. Cada uno tiene la palabra. La novela es el relato de