Ir al contenido principal

1400 هجرة / AH



... Alabado sea Allah, Señor del Universo,
Clemente, Misericordioso,
Soberano absoluto del Día del Juicio,
Sólo a Ti adoramos y sólo de Ti imploramos ayuda.
Guíanos por el sendero recto.



Es el temor el que me hace empuñar el cálamo.

En medio de eras tenebrosas, cuando parece que las placas tectónicas del siglo buscan un reacomodo, algunos laceran vehementes los recuentos del pasado con arrepentimientos, dudas y agrias reprensiones. Este ministro de Allah se suma a las minorías que valoran y honran las acciones denodadas de nuestros antepasados, sin importar razas y condiciones, que nos llevaron a realizar el objetivo primario de nuestra fe: extender la Umma al orbe entero. Sólo de esta forma podemos regocijarnos con los dones que el Perfecto nos da. 
Las circunstancias, lo contingente y falible, es nuestro único ámbito de acción, los designios son posesión irrestricta de Allah, sólo Él conoce, tiene las razones y los planes majestuosos. Es un buen momento para recogerse, orar y volver atrás.  
El estudio incansable también busca honrar a Al Musáwir y venerar sus infinitos frutos sobre la tierra, pero mi finitud me domina, mi geografía me limita, y exalto mis valles, mis montañas, mis ríos y a mis prójimos. Tengo para mí que el venerado Islam -que me sea perdonado- hoy sería execrado, dilapidado, si la toma de Vienniya en el 904 hubiera seguido distintos derroteros. Después de eso, la expansión por Oruba Media durante la época siguiente (siglos 10 y 11  هجرة / AH) fue hacedera. Nuestros perplejos contrincantes no fueron capaces de oponer una fuerza conjunta, afanados como estaban en rencillas fratricidas, a la verdadera fuerza. El así llamado por los infieles Sacro Imperio Romano Germánico cayó definitivamente luego de la toma de su capital, hoy, poderoso estandarte de la santa región. Después, nuestros ejércitos, liderados por Süleyman Kanuni y luego por sus herederos, penetraron hasta el Imperio de lo que hoy es nuestra idílica tierra de Frnanza (¡Birriz, ubérrimo paraíso de Al-Ghanī!). Las tierras vacilantes de Inyiltera habrían de perdurar infieles y malditas algún tiempo más, hasta el 1350 هجرة / AH, cuando el perenne Al Gafar las guardó en su regazo. Hisbanian, ¡Oh! ¡Esa tierra colmada de oprobio! Arrancada de nuestra fe, persevera en la blasfemia, en gran medida por las bendiciones de que la colmó el Misericordioso, sin merecerlo, y no contenta con ello se auto-proclama último bastión de las tierras de los Mesiahej junto a toda la India del Ocaso y sus riquezas. ¡Quiera Allah que veamos tu final, derramadora de oro, nido de Shaitán! 
¿Qué habría sucedido si Vienniya no hubiera caído entonces en manos de Süleyman? ¡Enmudece, sacrílego! Tiemblo de miedo de sólo pensarlo, pero lo cierto es que fue un choque de fuerzas terrible. Los Mesiahej combatieron con todo el poder que les otorgó su deidad, idolátrica, y fueron vencidos. No nos pueden imputar el pecado, por entero suyo, de la intolerancia de espíritu. Quinientos años y su ansia por destruirnos perdura. Quisieron aniquilarnos por fuera, ahora pretenden desgarrarnos desde dentro. Viven en nuestras tierras, corrompen a nuestros kadis, nos inundan los oídos de falsedades, pero nosotros, poseídos por la temperancia, respetamos sus costumbres y les convidamos de nuestros frutos.   
Los tiempos son volubles, el afán conquistador que nos imputan nuestro enemigos se ha extinguido como el fuego envuelto en un manto de cristal. Ignoran que no es avidez descarnada, es el cumplimiento terrenal de un plan divino. Empero, concedo que nuestro pueblo, pueblo de pueblos, no ha sabido iluminarse enteramente con el resplandor de Al Wahab y emprender la última conquista, la complacencia de Al Yabar: la del continente infiel. Yo, Khurkhi Simun, el más humilde de los siervos de Allah, desde la lejana Vraq, en la provincia de Şiquía tengo muy a la distancia los acontecimientos. No obstante, me adhiero a la opinión cada vez más generalizada de que esas lujuriosas tierras, desde Balansiya e Isbiliya hasta el mar entre las dos Indias, fueron desde el comienzo de los tiempos, son y serán nido de perdición eterna. Se cuentan relatos fantásticos sobre lo prodigioso de las llanuras y la riqueza de manantiales al norte de la provincia más septentrional de la India del Ocaso. Descreo de tales quimeras.
El recuento de los hechos de fe del mundo y su exaltación buscan apaciguar la oscilación de mis miembros. Temo. Pronto partiré hacia Tulaytulah, la capital de la proterva Hisbanian, en la delegación que envía el Califa a los infieles. En su magnanimidad, nuestro señor ha aceptado las negociaciones, y yo seré el brazo que ejecute sus designios. Para combatirlos, me instruyo como puedo sobre las costumbres de los idólatras. Se ha garantizado la inviolabilidad de mi persona, pero ¿cómo pueden valer nuestras leyes en territorios agrestes y ciegos a la verdad? Perdona, Al Mumin, por exaltar mi nimiedad. Celebro catorce siglos de nuestra fe. El mundo no ha podido ir por una senda de mayor iluminación.

                                                                                                    amin. 

 سيمون خورخي 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata".  Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar.  Vamos de nuevo, ¿ qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo m

Historias de cronopios y de famas / Manual de instrucciones - Prólogo, por Julio Cortázar

Catecismo frecuente de este tecleador, cuya lectura le ha provisto de una escama protectora contra esta maraña "que se proclama mundo", el texto que sigue es una nítida muestra de lo que se denomina "cortaziano". No deja de sorprenderme. La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso por la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelepípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo esté en su sitio, la misma mujer al lado, los mismos zapatos, el mismo sabor de la misma pasta dentífrica, la misma tristeza de las casas de enfrente, del sucio tablero de ventanas de tiempo con su letrero "Hotel de Belgique" . Meter la cabeza como un toro desganado contra la masa transparente en cuyo centro tomamos café con leche y abrimos el diario para saber lo que ocurrió en cualquiera de los rincones del ladrillo de cristal. Negarse a que el acto delicado de girar el picaporte, ese acto por el cual

Comentario a "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera

La insoportable levedad del ser puede parecer a primera vista sólo una novela de las relaciones humanas. Más exactamente, de las relaciones amorosas de los hombres. Y es que la compleja trama de amores, deseos, infidelidades y desengaños entre los personajes que el texto presenta resulta tan seductora que no es fácil percatarse de la enorme riqueza temática que se esconde tras este cuadro. ( Delante de la mentira comprensible hay una verdad incomprensible , podemos decir con uno de los personajes.) Lo dicho: no es éste el único tema, pero sí el más evidente dentro de la novela. El amor, sus motivaciones, sus derroteros, sus vaivenes, sus perversiones. El autor muestra una realidad sólo para algunos evidente: el amor no es en absoluto aquel sentimiento idílico y trascendente que otros intentan privilegiar. Es un tanto más complejo. Tal complejidad puede sintetizarse en una elección: el peso o la levedad; el amor o la sexualidad. Cada uno tiene la palabra. La novela es el relato de