Ir al contenido principal

"Entropa" incomoda a Europa


Tarde me entero del alboroto que la instalación del -no sé si decir "artista" como le llaman todos- checo David Cerny ha suscitado en el gallinero de la unión europea. Se le encomendó a Cerny la tarea de elaborar una obra que enmarcara la presidencia checa de la unión durante el primer semestre del año dentro del edificio Justus Lipsius de Bruselas. Y él la llevó a cabo. Contrató y coordinó a 26 -me niego a llamarles "artistas"- provenientes de cada uno de los países de la unión, y crearon "Entropa". A muchos les gustó la obra, a mí particularmente me pareció ingeniosa -de ahí mi renuencia a llamar "arte" a esto o "artista" a su creador, sencillamente porque no es genial. La instalación consiste de 27 "símbolos" que aluden a estereotipos de cada uno de los estados miembros, según Cerny y su grupo. Así, por ejemplo, Italia es un campo de fútbol con jugadores que se masturban con el balón, Luxemburgo un trozo de oro con un anuncio de "se vende", Bélgica es una caja de bombones de chocolate, Suecia es un paquete de IKEA, Grecia es un campo calcinado, el territorio francés está cubierto por una manta con la leyenda "huelga", Bulgaria es una serie de baños turcos, donde hay que defecar de "aguilita", Alemania -el mejor símbolo en mi opinión- es una serie de tramos de autopista que acaso conformen veladamente la satanizada cruz gamada (esvástica), entre otros. Pero quizá lo más divertido del asunto haya sido, primero, descubrir que el tal Cerny no contrató a los instaladores de toda Europa que dijo haber contratado, sino que inventó los nombres, sus perfiles, sus currícula y hasta sus sitios web, y él hizo solo con unos amigos toda la instalación. Me encantó el chiste. Se lo hizo a todas las delegaciones europeas del parlamente, porque a Europa toda no.

Segundo, divertido fueron las ridículas protestas de algunas delegaciones, como la de Bulgaria que le pareció de mal gusto retratar a su país con unos baños, que dicho sea de paso sí son en extremo comunes en aquel país, y que ya me anda por probar -me dicen que se coloca uno en posición "aguilita", apunta el ano hacia un pequeño agujero en el suelo, eso sí asiéndose de unos tubos ajustados en el suelo que se tienen al frente, a la altura de cada una de las rodillas, y listo. Bueno, que en general toda Europa está molesta con Cerny y, como el viene de acá -Chequia-, pues con los checos todos.

El tal Cerny -en su imagen se le ve con un copete entallado sobre la frente, el resto del cabello alborotado, grasiento y mal cortado, un sueter ajustado color rojo con las puntas del cuello de la camisa blanca con cuadros negros, estereotipo de los "artistas di hoy"- se vio obligado a pedir disculpas y dijo: "quería ver si Europa tenía la capacidad de reírse de sí misma". Al parecer, como cualquier acomplejado, nunca la tenga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata".  Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar.  Vamos de nuevo, ¿ qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo m

Historias de cronopios y de famas / Manual de instrucciones - Prólogo, por Julio Cortázar

Catecismo frecuente de este tecleador, cuya lectura le ha provisto de una escama protectora contra esta maraña "que se proclama mundo", el texto que sigue es una nítida muestra de lo que se denomina "cortaziano". No deja de sorprenderme. La tarea de ablandar el ladrillo todos los días, la tarea de abrirse paso por la masa pegajosa que se proclama mundo, cada mañana topar con el paralelepípedo de nombre repugnante, con la satisfacción perruna de que todo esté en su sitio, la misma mujer al lado, los mismos zapatos, el mismo sabor de la misma pasta dentífrica, la misma tristeza de las casas de enfrente, del sucio tablero de ventanas de tiempo con su letrero "Hotel de Belgique" . Meter la cabeza como un toro desganado contra la masa transparente en cuyo centro tomamos café con leche y abrimos el diario para saber lo que ocurrió en cualquiera de los rincones del ladrillo de cristal. Negarse a que el acto delicado de girar el picaporte, ese acto por el cual

Comentario a "La insoportable levedad del ser" de Milan Kundera

La insoportable levedad del ser puede parecer a primera vista sólo una novela de las relaciones humanas. Más exactamente, de las relaciones amorosas de los hombres. Y es que la compleja trama de amores, deseos, infidelidades y desengaños entre los personajes que el texto presenta resulta tan seductora que no es fácil percatarse de la enorme riqueza temática que se esconde tras este cuadro. ( Delante de la mentira comprensible hay una verdad incomprensible , podemos decir con uno de los personajes.) Lo dicho: no es éste el único tema, pero sí el más evidente dentro de la novela. El amor, sus motivaciones, sus derroteros, sus vaivenes, sus perversiones. El autor muestra una realidad sólo para algunos evidente: el amor no es en absoluto aquel sentimiento idílico y trascendente que otros intentan privilegiar. Es un tanto más complejo. Tal complejidad puede sintetizarse en una elección: el peso o la levedad; el amor o la sexualidad. Cada uno tiene la palabra. La novela es el relato de