Ir al contenido principal

"Entropa" incomoda a Europa


Tarde me entero del alboroto que la instalación del -no sé si decir "artista" como le llaman todos- checo David Cerny ha suscitado en el gallinero de la unión europea. Se le encomendó a Cerny la tarea de elaborar una obra que enmarcara la presidencia checa de la unión durante el primer semestre del año dentro del edificio Justus Lipsius de Bruselas. Y él la llevó a cabo. Contrató y coordinó a 26 -me niego a llamarles "artistas"- provenientes de cada uno de los países de la unión, y crearon "Entropa". A muchos les gustó la obra, a mí particularmente me pareció ingeniosa -de ahí mi renuencia a llamar "arte" a esto o "artista" a su creador, sencillamente porque no es genial. La instalación consiste de 27 "símbolos" que aluden a estereotipos de cada uno de los estados miembros, según Cerny y su grupo. Así, por ejemplo, Italia es un campo de fútbol con jugadores que se masturban con el balón, Luxemburgo un trozo de oro con un anuncio de "se vende", Bélgica es una caja de bombones de chocolate, Suecia es un paquete de IKEA, Grecia es un campo calcinado, el territorio francés está cubierto por una manta con la leyenda "huelga", Bulgaria es una serie de baños turcos, donde hay que defecar de "aguilita", Alemania -el mejor símbolo en mi opinión- es una serie de tramos de autopista que acaso conformen veladamente la satanizada cruz gamada (esvástica), entre otros. Pero quizá lo más divertido del asunto haya sido, primero, descubrir que el tal Cerny no contrató a los instaladores de toda Europa que dijo haber contratado, sino que inventó los nombres, sus perfiles, sus currícula y hasta sus sitios web, y él hizo solo con unos amigos toda la instalación. Me encantó el chiste. Se lo hizo a todas las delegaciones europeas del parlamente, porque a Europa toda no.

Segundo, divertido fueron las ridículas protestas de algunas delegaciones, como la de Bulgaria que le pareció de mal gusto retratar a su país con unos baños, que dicho sea de paso sí son en extremo comunes en aquel país, y que ya me anda por probar -me dicen que se coloca uno en posición "aguilita", apunta el ano hacia un pequeño agujero en el suelo, eso sí asiéndose de unos tubos ajustados en el suelo que se tienen al frente, a la altura de cada una de las rodillas, y listo. Bueno, que en general toda Europa está molesta con Cerny y, como el viene de acá -Chequia-, pues con los checos todos.

El tal Cerny -en su imagen se le ve con un copete entallado sobre la frente, el resto del cabello alborotado, grasiento y mal cortado, un sueter ajustado color rojo con las puntas del cuello de la camisa blanca con cuadros negros, estereotipo de los "artistas di hoy"- se vio obligado a pedir disculpas y dijo: "quería ver si Europa tenía la capacidad de reírse de sí misma". Al parecer, como cualquier acomplejado, nunca la tenga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseñas deshilachadas: "Pájaros en la boca", Samanta Schweblin, Almadía, cuentos, 157 pp.

En una de mis visitas cotidianas al Instituto Cervantes de Praga me encontré hace algunos meses una nota en el tablero de anuncios invitando al público a una tertulia literaria. Se prometía la asistencia de Samanta Schweblin, la "reina del cuento fantástico del Río de la Plata". Nunca había oído el nombre y el eslogan me pareció desmesurado, rayando en lo blasfemo. Por una razón u otra no asistí al evento, pero poco después un amigo me facilitó el libro, cuya traducción checa era el motivo del convite literario en la feria de Holešovice, que ahora me propongo comentar. 
Vamos de nuevo, ¿qué carajos es la literatura fantástica? Cito a wikipedia, que cita a Todorov: "En la clásica Introducción a la literatura fantástica, Tzvetan Todorov definió lo fantástico como un momento de duda de un personaje de ficción y del lector implícito de un texto, compartido empáticamente. Los límites de la ficción fantástica estarían marcados, entonces, por el amplio espacio de lo maravilloso…

Círculo virtual de lectura: "Sábado de gloria", "Beatriz, la polución" y "La noche de los feos" de Mario Benedetti

En "Sábado de Gloria" el individuo es un prisionero. Su cotidianidad "hipertrivial" es la trampa. A pesar de ello, existe un menudo resquicio por el que el sujeto puede aún vislumbrar la existencia de los temas "graves": la vida, la muerte, la guerra y, claro, el fútbol. Por un lado, quizá este aspecto merezca una posible crítica, pues a mi juicio se aparta un tanto de la realidad. Mi pesimismo me lleva a pensar que nadie o casi nadie es ya capaz dentro de las condiciones actuales de conciliar el marasmo en el que cada quien se encuentra con la reflexión o la incertidumbre de saberse en ese estado. Por otro lado, esto es ficción y tal aspecto es acaso lo que da efectividad al relato.
Desde otro enfoque el relato trae a escena la insoportable idea del cambio, cuya máxima expresión es la muerte. Si bien la rutina es despreciable, resulta preferible cuando tenemos el fin de la existencia en la mira. En ese caso, el personaje del relato recurre a todo, a fabr…

Ejercicios estilísticos.- Reelaboración de "Profundo siesta de Remi" de Julio Cortázar

Requisitos:
•Mismo número de párrafos (9 en el original)
•Diálogos
•Más pistas
•Cambio de focalización
•Un móvil


¿Dónde puse los cigarros? ¡Qué coraje! Tener que sacrificar el momento más productivo del día con tal de dormir un poco, el único que me da tranquilidad y silencio total para dedicarme a lo más querido, la mayor alegría de mi vida, y no poder aprovecharlo, lejos de aquélla por unos instantes, de sus intromisiones constantes, te extrañé mi amor, me diste ternura, Chiquito, y verla ahí en el vano de la puerta, no, no te voy a interrumpir, no estoy aquí, y uno ya fuera de concentración, con la escena que se tenía en mente totalmente desdibujada, falta de la brillantez que había cobrado unos segundos atrás. Después de todo no se está tan mál en este silloncito. ¿Qué me está pasando en la noches? ¿Por qué no duermo? Esa estúpida necedad de premeditar mi muerte, de presenciarla, de ganarle la batalla cada noche. Y lo peor es que ahora con todo este estar pensando no tengo ni para cuá…